Categorías


Para disfrutar de la proverbial hospitalidad de México, nada mejor que recorrer Guadalajara, cuna de costumbres de gran arraigo cultural y del folclor nacional, los cuales han dado identidad y prestigio internacional a sus fiestas y bailes, a su música y su gastronomía.

Esta ciudad constituye una joya de valor artístico internacional que podrá recorrer desde diferentes ángulos, ya sea con el claro objetivo de disfrutar de la armónica arquitectura de los edificios que componen su Centro Histórico, para buscar los delicados trabajos artesanales de las poblaciones vecinas de Tonalá y Tlaquepaque, o para gozar de los coloridos festejos que cotidianamente nutren la vida de sus habitantes, abarcando desde el deleite que le producirá disfrutar de un suculento pozole o de una exquisita birria, aderezada con el embriagante aroma y sabor del tequila, hasta los espectáculos de charrería y la alegre música del mariachi que identifican con algarabía el alma de nuestro país.

Luego de llegar al aeropuerto de la ciudad de Guadalajara, una de las metrópolis más importantes del país, tome un taxi que lo lleve hacia el centro histórico, donde puede alquilar una calandria (especie de carruaje tirado por un caballo) para recorrer cada rincón de la ciudad admirando, en primer lugar, el Teatro Degollado, espectacular edificio de estilo neoclásico que posee en su fachada, nueve columnas de estilo corintio en las cuales están grabadas las imágenes de Apolo y las nueve musas, después, el Instituto Cultural Cabañas, ubicado en la Plaza Tapatía, que aloja una impresionante obra del pintor muralista José Clemente Orozco; y el Palacio Municipal, de estilo neoclásico, el cual posee el acervo más importante de pinturas del artista Gabriel Flores. Más tarde podrá admirar la Catedral Metropolitana, de estilo gótico y en cuyo interior se encuentran nueve altares y tres capillas de estilo neoclásico para, finalmente, conocer la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, monumento circular que consta de 17 columnas y 98 urnas de militares importantes del estado, como Ramón Corona. Después de este recorrido por algunas de las principales calles de la ciudad, diríjase hacia el municipio vecino de Tequila, donde se produce la famosa bebida nacional del mismo nombre. En este lugar, no deje de visitar algunos de sus monumentos históricos como: el Templo de la Purísima y la Quinta Sauza, donde surgió una de las marcas de tequila más famosas del mundo. Finalmente, llegue al Museo Nacional del Tequila (Munat), inaugurado en el año 2000, el cual ofrece una muestra fotográfica y plástica sobre la historia de esta bebida.

Antes de regresar a su hotel en Guadalajara, busque un lugar donde pueda disfrutar de las famosas tortas ahogadas o un delicioso pescado Moctezuma (filete relleno con camarones), acompañados de un caballito de mezcal, y más tarde, de tequila.

27 otros productos de la misma categoría