Categorías


Después de 30 min. de vuelo, del Distrito Federal a Acapulco, dispóngase a hospedarse en uno de los 42 hoteles de la Zona Dorada del puerto. Ya instalado en uno de ellos, desayune un delicioso tamal de camarón con hojas de epazote y un rico café de olla y dé una vuelta por algunas de las playas en los más de 20 km de costa que tiene esta bahía donde se pueden realizar todo tipo de deportes acuáticos y anímese a bucear un rato en una pequeña isla llamada Roqueta, ubicada frente a las playas de Caleta y Caletilla.

Aprovechando, visite el Faro y el zoológico, localizados en ese mismo islote. Antes de ir a comer, diríjase a playa Condesa, donde se puede practicar el salto de bungee, desde una altura de 50 m. Sin pensarlo dos veces, colóquese el arnés y láncese al abismo… sin duda será una experiencia difícil de olvidar. Antes de que caiga el atardecer busque una "calandria" que lo lleve por la Av. Costera Miguel Alemán hasta la zona del Zócalo. Durante el recorrido encontrará el Parque Acuático o Centro Internacional de Convivencia Infantil (ClCI), situado en playa Icacos, un lugar que ofrece espectáculos con delfines y focas y, que además, cuenta con toboganes, piscinas, mini acuario, entre otras atracciones. Haga una parada en un restaurante y coma una pescadilla y un delicioso cóctel de mariscos.

Para concluir con broche de oro diríjase hacia La Quebrada para ser testigo de uno de los espectáculos más emocionantes del estado: un clavadista, en un acto de valentía, se arroja con antorcha en mano desde un acantilado de 40 m de altura. Antes de regresar a su hotel, pruebe la tuba (licor de coco) y percátese de que, al anochecer, los restaurantes, bares y discotecas, localizados en la Zona Dorada, hacen de este sitio un verdadero abanico de posibilidades que le confirmarán que aquí, la diversión no da respiro.

Será un excelente día.

27 otros productos de la misma categoría